Si usted o un ser querido ha sufrido lesiones o un ser querido ha muerto, por un ataque violento, como blanco directo o como espectador inocente, el propietario o arrendador de la propiedad puede ser responsable ante usted bajo una causa de acción de seguridad negligente.

La seguridad negligente cubre una amplia gama de comportamientos y conductas reprochables. Sin embargo, en esencia, la seguridad negligente se divide en dos categorías: no contar con ninguna medida de seguridad cuando debería haber existido o seguridad inadecuada cuando se intentó proporcionarla.

La seguridad negligente puede incluir cosas como:

  • iluminación inadecuada;
  • Falta o mal funcionamiento de cerraduras, cercas o puertas
  • Falta o mal funcionamiento de las cámaras de video
  • Falta o mal funcionamiento de alarmas u otras advertencias
  • Falta de personal de seguridad
  • Personal de seguridad que actuó con negligencia, imprudencia o causó daño intencional
  • No tener detectores de metales
  • Personal de seguridad inadecuado
  • Falta de políticas y procedimientos suficientes
  • Personal de seguridad mal capacitado

A los ojos de la ley, los propietarios y los operadores de eventos tienen el deber de proteger contra los riesgos y peligros previsibles. Hoy en día, solo necesita encender las noticias para ver que ya no hay ningún lugar seguro. Aparentemente, el crimen y la fechoría pueden ocurrir en cualquier lugar, incluyendo, entre otros:

  • Edificios residenciales y comerciales, privados o públicos
  • Estacionamientos y estructuras
  • Escuelas y colegios
  • Hospitales y clínicas de salud
  • Discotecas, bares y restaurantes
  • Conciertos y eventos de entretenimiento
  • Eventos políticos
  • Eventos deportivos
  • Hoteles
  • Centros comerciales
  • Hogares de ancianos
  • Y muchos otros.

Los casos de seguridad negligente a menudo son complejos y generalmente involucran varias capas de demandados, que pueden incluir propietarios, arrendadores, operadores de seguridad de terceros, así como productores y organizadores de eventos, incluidas entidades públicas estatales, de ciudades y condados. No solo puede ser difícil encontrar los hechos, sino que también puede ser desalentador determinar la relación de los infractores, sus diversos contratos y sus respectivas políticas y procedimientos.

Por estas razones y muchas más, para tener una lucha justa contra estos malhechores y sus compañías de seguros, necesita una poderosa y probada firma de abogados en el Gran Los Ángeles con más de 30 años de experiencia manejando estos y otros casos de lesiones personales.  Dominguez Firm tiene los recursos, la reputación, el personal, los investigadores y los abogados de lesiones personales para defender su caso y obtener la justicia y la compensación que merece.

Si usted o un ser querido ha resultado herido o asesinado y sospecha negligencia de seguridad como una posible causa, no dude en llamarnos para solicitar una consulta gratis al 800-818-1818 y hablar con un abogado especializado en seguridad negligente. Y si no ganamos, ¡no  cobramos honorarios!