800-818-1818
Haz clic para llamar Disponible 24/7 | Hablamos Español

Vehículos a Gas Natural Comprimido (GNC): ¿Son Seguros en un Accidente?

Vehículos a Gas Natural Comprimido (GNC): ¿Son Seguros en un Accidente?

La reciente publicación del Informe sobre Cambio Climático de la ONU de 2018 ha revitalizado la urgencia de controlar el aumento de las temperaturas mundiales frente a una crisis mundial potencialmente inminente.  Una fuente de energía alternativa que se ha promocionado como la «energía verde» salvadora de nuestro futuro colectivo ha sido el gas natural. En una sociedad de los Estados Unidos centrada en el automóvil, el gas natural comprimido (GNC) se ha presentado como una alternativa de combustión limpia a la gasolina convencional.  Se dice que los vehículos alimentados con GNC emiten menos emisiones peligrosas a la atmósfera, incluidos hidrocarburos, óxidos de nitrógeno, monóxido de carbono y dióxido de carbono.

Abogado de Accidentes GNC

Sin embargo, a pesar de los posibles beneficios ambientales y para la salud pública de cambiar a vehículos a GNC, los investigadores y los reguladores están descubriendo que el cambio al gas natural puede tener un costo para la seguridad individual del conductor.  Aquí sigue lo que necesita saber sobre la seguridad de los vehículos a GNC en un accidente.

¿Qué es el Gas Natural Comprimido (GNC)?

A pesar de su prevalencia relativamente reciente en los titulares nacionales, el gas metano (el gas más comúnmente conocido como «gas natural») no fue descubierto hace poco. Además, ha sido utilizado por los consumidores en los Estados Unidos durante mucho tiempo, especialmente el metano que se utiliza para alimentar sistemas de calefacción en el hogar, secadoras de ropa y estufas a gas.

Su notoriedad reciente es en gran parte debido a dos factores: (1) los avances en tecnología han permitido a los productores extraer el gas de manera mucho más barata y rápida en los Estados Unidos, y (2) debido al aumento en la producción y la caída del costo del recurso, las industrias están orientando la investigación y el desarrollo hacia el gas natural sobre otros tipos de combustible.  En particular, la industria automotriz se centra cada vez más en el desarrollo de vehículos que funcionan con gas natural.

Para su uso como combustible de auto, el gas metano natural debe comprimirse para su almacenamiento, por lo general, a unos 3,600 psi, o menos del 1 % de su volumen, a la presión atmosférica estándar.  Aunque el gas es naturalmente inodoro, los productores agregan químicos al gas para darle un olor característico (descrito como olor a «huevo podrido») antes de ponerlo en circulación para alertar a los consumidores de posibles escapes.

Seguridad Relativa (y Peligro) del GNC

Los expertos y reguladores de la industria afirman que los vehículos que funcionan con gas natural son una alternativa más segura a los vehículos convencionales que funcionan con gasolina.  A diferencia de los combustibles convencionales que se licuan y, en caso de escapes, pueden acumularse dentro o debajo de un vehículo y presentar un riesgo de incendio significativo, el gas natural es más liviano que el aire y el escape de gas se dispersará de manera segura.  Sin embargo, este beneficio disminuye cuando el vehículo a GNC se almacena en un espacio cerrado como un garaje, donde el gas que se pierde puede acumularse sin la oportunidad de distribuirse.

El GNC también es menos volátil que la gasolina porque tiene una temperatura de ignición mucho más alta.  Mientras la gasolina quema a 600 grados Fahrenheit, el gas natural quema a aproximadamente el doble de esta temperatura.

Sin embargo, si bien el GNC puede ser más seguro que la gasolina, el cambio a GNC aún conlleva algunos riesgos.  La seguridad del GNC en los vehículos depende de su almacenamiento adecuado en garrafas gruesas y bien mantenidas.  A veces, estas garrafas pueden fallar, y en el contexto de un accidente de auto, la fuga de gas resultante puede encenderse y causar explosiones devastadoras.  Esto es un riesgo, especialmente, en vehículos más antiguos, y los propietarios de vehículos a GNC deben garantizar el mantenimiento regular o el reemplazo de tanques y garrafas de GNC obsoletos o defectuosos.

Protéjase: Llame a un Abogado de Auto GNC

Es difícil encontrar estadísticas confiables sobre la seguridad relativa de los vehículos que funcionan con GNC.  A pesar de muchas iniciativas en las últimas décadas para promover el cambio a GNC, Estados Unidos ha quedado detrás de gran parte del resto del mundo en la adopción de GNC, especialmente países en desarrollo, donde la adopción ha sido mucho más generalizada.  Las estadísticas de accidentes de los países de alta adopción no pueden extenderse a los Estados Unidos debido a los diferentes entornos regulatorios.

Sin embargo, los informes anecdóticos de incidentes de explosión de GNC sugieren que los usuarios de vehículos con GNC deben permanecer atentos. Es más, los tribunales de California y otros lugares han concedido a las víctimas heridas en incidentes de explosión de GNC una compensación por daños y perjuicios sustanciales debido a sus lesiones.

Si usted o un ser querido ha resultado lesionado en un accidente con un auto GNC, comuníquese con un abogado especializado en accidentes con autos GNC en Dominguez Firm.  Nuestros abogados premiados tienen la experiencia y la compasión para obtener la indemnización que usted merece.  Llámenos hoy para solicitar una consulta gratis al (800) 818-1818. ¡Y Si No Ganamos, No Cobramos!